Mar 10 2018 Por: MARCA Claro

El esquiador mexicano Arly Velásquez no pudo completar la prueba del Downhill Sitting por una caída, dentro de la acción de los Juegos Paralímpicos de PyeongChang 2018, algo de lo que habló para MARCA Claro, así como del hecho de que para poder destacar en una competencia de tan alto nivel, se debe de arriesgar la vida al máximo.

“Me hablan mucho de estrategia, de terminarla bien pero a mí me gusta esquiarla bien, si yo voy frenando considero que no es una forma digna de competir porque todos aquí arriesgan sus vidas para estar en primeros lugares y ver eso es para hacer lo mismo, ir con mucha decisión y con lo mejor que puedes dar, no me gusta poder decir que pude haber hecho más, me gusta salir satisfecho y que digan salió ileso”, comentó entre risas.

Sobre su caída, comentó que no se arrepiente de intentar haberlo hecho a la máxima velocidad, pues solo así puedes competir por el oro.

“Salí y la verdad es que me sentía muy bien, donde sentía mucho salto la verdad es que no lo sentí e inmediatamente era la cuarta curva y al final pues agarré un salto y fue como si me hubieran jalado la alfombra y creo que a esta hora está cañón, la nieva ya está muy suave y nosotros tenemos nuestra solidez con el hielo”, aseguró.

Además, comentó sobre su competencia en el Esquí Super Gigante del domingo, a la que llega confiado.

“Ahora viene el Super Gigante, es también una prueba de velocidad pero con mucha más vuelta, así que la velocidad está mucho más controlada, me gusta mucho y es en la que tengo muchos más puntos, justo en esta temporada es donde terminé en segundo lugar en la Copa Panamericana, me ha ido muy bien, todo está funcionando muy bien, yo siento perfecto todo y no me esperaba lo que pasó hoy la verdad”, añadió.

MARCA Claro logró que Arly hablara con su hermana al final de la competencia, quien pudo comentar con él sobre el gran orgullo que fue verlo estar en la montaña del Jeongseon Alpine Centre.

“Me hubiera gustado estar más tiempo en la competencia, y estoy en una pieza, no me lastimé nada y estoy muy listo para mañana, es una prueba muy retadora, juega la parte emocional y mental mucho, y me hubiera gustado seguir más en la pista para darme cuenta más de la velocidad para aplicarlo en el Super Gigante, pero no hay problema, es una más y nos hemos estado preparando bien para estos Juegos Olímpicos”, finalizó.

La presea de oro en la competencia fue para el estadounidense Andrew Kurka. La plata se la quedó el japonés Taiki Morii y el bronce Corey Peters de Nueva Zelanda.

Te recomendamos

¿Qué opinas?