Mar 12 2018 Por: MARCA Claro

 A pesar de la lesión sufrida hace un año, el snowboarder argentino Carlos Codina se preparó para estar en PyeongChang 2018 y después de varios meses la recompensa llegó, consiguió el octavo lugar en la final del Snowboard Cross, logro que para él es el reflejo de todo el sacrificio hecho.

Te puede interesar:

 

“El año pasado en esta misma pista me rompí seis costillas. Ahora soy Iron Man, tengo cuatro de hierro, estuve un mes de vacaciones acá, me cuidaron otros entrenadores gente de otros países y yo no creía que estaría aquí en octava posición”.

Codina le dedicó su gran participación a los entrenadores y familia que lo apoyaron, pues fue gracias al amor y paciencia que él pudo regresar a los Juegos Paralímpicos.

Con un montón de amor.  Uno termina muy feliz, es un esfuerzo poder llegar hacer esto, pero una vez que es estar allá sabes el sacrificio de otras personas que están contigo. Lo mejor es reconocer eso y transmitir amor, sinceridad eso ayuda mucho”.

 

Te puede interesar:

Te recomendamos

¿Qué opinas?